10.7.18

Sebastián Raspanti: Y a vos, ¿qué te preocupa?


Sebastián Raspanti es un notable emprendedor que prefiere hacer, sin demasiado preámbulo. Es abogado y profesor de Filosofía del Derecho en la Universidad Nacional de Córdoba. Formó parte de los grupos Carcamán Stand Up Club (2011) y Topolino Stand Up Club (2012-2013). Tuvo en escena el espectáculo “Ártico” con el que realizó una gira Nacional de la Quiaca a Ushuaia. Presenta actualmente “El Profeta y el Juglar” canciones y humor  junto con Marcos Luc en diferentes espacios de Córdoba. Ha realizado su opera prima documental “Qué te preocupa?”(2017), estrenada en Octubre en nuestra ciudad y con recorrido previo por festivales nacionales e internacionales. Sobre ésta obra nos habla para La Filmósfera.

Sebastián Raspanti y Gabriel Marasi


-¿Por qué salir en auto a recorrer el país preguntando y filmando?

-Se me ocurrió hacer un documental sobre el universo íntimo de diferentes personas, ver cómo viven, qué hacen, quiénes son. Todavía no sabía a quiénes, dónde, ni cómo retratarlos.  Esa idea se enriquece luego cuando mi amigo Gabriel Marasini me cuenta que él (ciclista aficionado) quería unir la Quiaca con Ushuaia en la bici. Imagino entonces que ése podía ser el camino y escenario del documental, el mismo que hiciera el ciclista. El tipo de viaje, con sus características de precariedad y falta de preproducción hicieron que pensara en un modo rápido y efectivo de lograr realizar el documental. Es por eso que busqué una pregunta que, con su única y sola respuesta, me pudiera circunscribir el universo de un ser humano. De esta manera, preguntando qué le preocupa a alguien, sabría dónde está parado, y así también nació el nombre del documental "Qué te preocupa?". A su vez, con el amplísimo registro de innumerables personas a lo largo de más de 5 mil kms recorridos minuciosamente podría desarrollar una “teoría general de la preocupación”…la realidad luego se impone y de eso trata también la película. Pero también a esos dos proyectos, el del documental y el del viaje en bicicleta, se sumó una gira de nuestro espectáculo de humor, ya que por esos tiempos Marasini y yo hacíamos un espectáculo de Stand Up, y se nos ocurrió que podíamos utilizar el viaje también para ese fin. Salimos a la ruta con estos tres proyectos en la mochila.

Fui en auto porque salía a hacer algo que me excedía, una película, si a la vez hubiera tenido que pedalear 8 horas por día no hubiera tenido tiempo material de encontrar a personas, entrar en confianza, entrevistarlos. El auto llevaba no sólo el equipaje, equipos de filmación sino también los equipos del ciclista, cubiertas de auxilio, inflador, herramientas etc… Todo esto sin tener en cuenta que muchas de las noches actuábamos. Ya el escenario, así como se planteaba, era de difícil concreción, no sabíamos cómo iba a terminar el periplo, la mayoría de las cosas no estaban planeadas viéndolo en dimensión, fuimos un equipo de producción de múltiples proyectos independientes, sin plan, pero ultra eficaz a nuestro extraño modo. Así, para mí fue muy importante que Marasini fuera en bicicleta, eso le aportó a la producción de la película un ritmo lento y minucioso, no hubiera conocido las personas y lugares que conocí, los cuales tenían como único criterio de selección, el cansancio de un ciclista. No se puede ir más lento salvo caminando. Por otro lado, que yo fuera en auto le permitía al ciclista viajar liviano y a la vez saber que donde llegara de alguna manera estaría solucionado dónde dormir (en la mayoría de los casos). Parábamos en carpa, en casas de entrevistados, en lugares donde actuábamos, al lado de un río. Los lugares cada día eran muy distintos.

​-¿En qué se basó la selección de testimonios para grabar y con qué criterios fueron elegidos los que finalmente integran el documental?

-El criterio para buscar los entrevistados era intuitivo. Yo buscaba personas y variedad de universos personales, ¿cómo podía generar un criterio para eso? Me parecía que lo mejor era explorar y ver con quien me encontraba, simplemente miraba a la gente y cuando alguien, por algo que  no puedo determinar, me interesaba, lo abordaba para pedirle una entrevista y explicarle el proyecto. Por eso son tan distintas las personas y los testimonios a lo largo de la película. Intentaba, eso sí, ir variando con entrevistados de diferentes edades, sexos, circunstancias socio culturales; mi búsqueda intentaba ser lo más disímil posible. Sin perjuicio de que a lo largo del territorio fui perfeccionando técnicamente las entrevistas lo que también me llevó a otras personas, descubrí un método para lograr confianza más rápidamente: luego de entrevistar a alguien le preguntaba si me podía recomendar a quien pudiera entrevistar y si podía ir de parte de él. Cuando llegaba a casa del nuevo entrevistado ya tenía una especie de carta de presentación que facilitaba todo. 

Con respecto a los criterios utilizados para elegir a los que finalmente integraron el documental, eso fue mucho más difícil. Con el tiempo, luego de ver innumerables veces el material, uno empieza a querer a los entrevistados y cuesta terriblemente despojarse de algunos que, por diversos motivos narrativos y de espacio, no podían estar en la película. La selección fue variando, primero fue temática, luego geográfica, y finalmente busqué los momentos de “verdad absoluta”, un momento que fácilmente se puede ver pero que es difícil de explicar técnicamente. A veces, eran solo silencios, otras verborragia, pero claramente develan que ahí mientras el entrevistado dice o calla, algo está pasando.

-¿Enfrentaron prejuicios propios y ajenos?

-Sí, en el plano personal y haciendo estricta referencia al término prejuicio, juzgué prematuramente un estado de cosas que en la realidad no se daban, desde pretender ver estereotipos de personas en zonas geográficas hasta la propia idea de buscar una línea común a través de la argentina que uniera las preocupaciones. Con respecto a los prejuicios ajenos, al principio muy pocos me prestaron ayuda o confiaron en el proyecto documental, podría decirse que la mayoría sospechaba que era una locura o un capricho, que alguien que no hiciera cine de carrera se aventurara en esto.

-¿Qué pasó, mientras tanto, con tu vida laboral y personal en esos 80 días?

-Mi vida laboral gira en torno al derecho porque soy abogado, salimos a mediados de diciembre y volvimos a principios de marzo de 2015. Esa época, todo enero hay feria judicial y el resto de los días hábiles me valí de un sinnúmero de colegas, amigos que me fueron haciendo el soporte. De todos modos, había dejado muy organizado mi estudio jurídico como para no tener ningún contratiempo, y la Dra. Brandalise me cubrió en esos días ausentes. Por otro lado, en ésa época no hay cursado en la materia en la que dicto clases que es Filosofía del Derecho en la UNC. Fue difícil, pero pude organizarme, cuando volví, eso sí, tenía una montaña de trabajo. Y por esos momentos mi vida personal era tan caótica como el mismo viaje, por lo cual no había gran diferencia.

-¿Cómo era la rutina de un día en particular?

-El día comenzaba con los planes de la noche anterior donde en primer medida planeábamos donde íbamos a dormir, si bien teníamos una hoja de ruta estimada a veces iba variando por diversas razones, lo que nunca podíamos modificar es estar en los lugares donde teníamos preprogramadas funciones. Así, el ciclista muy temprano, al alba salía a pedalear en dirección al próximo destino y yo me dedicaba a buscar gente para entrevistar o concretaba citas de entrevistas acordadas el día anterior. Una vez que terminaba con esa tarea, que casi siempre era luego del mediodía, partía rumbo al destino donde habíamos acordado hacer noche que estaba casi siempre entre 80 y 120 kmts, distancia que yo recorría a lo sumo en una hora en auto. Eso era fantástico, paraba mil veces en cualquier lugar que me llamaba la atención, escribía, sacaba fotos, dormía la siesta, hacía ejercicios de un libro de escritura que llevaba con migo, o simplemente llegaba a destino a buscar hospedaje, armar la carpa etc… y nuevamente salir a buscar personas para entrevistar. En el camino me cruzaba con el ciclista y me fijaba que estuviera bien, intercambiábamos dos o tres palabras y seguía viaje.  Luego al atardecer/ noche llegaba Marasini exhausto, comíamos y cuando había que actuar actuábamos.  A veces veíamos una de las dos películas que teníamos en DVD: “El milagro de P.Tinto” y “Esta no es la vida privada de Javier Krahe”, a veces las veíamos de corrido, otras algunos pasajes seleccionados, que ya sabíamos de memoria.    Cada día era distinto al anterior en todo sentido y eso durante más de dos meses es un estado en el que nunca había estado. Cuando llegamos a Ushuaia llevábamos un ritmo de viaje que no queríamos dejar, nos costó volver.

Y veníamos muy acostumbrados a movernos constantemente. De todos modos, al regreso nos dedicamos a contar lo vivido en un espectáculo que se llamó “Los resultados del proyecto Ártico”.  Por mi parte, comenzaba una etapa más difícil y larga que la anterior, es decir, con el material recabado hacer una película, eso duró más de dos años de intensa labor y aprendizaje.

-La mochila volvió repleta de anécdotas…

-Montones, por enumerar algunas, el día que nos levantamos en el Zampal y al lado de la carpa estaba plagado de huellas de víboras, cuando terminamos siendo una suerte de anfitriones de la Fiesta del Caballo en Gobernador Costa, encontrarse al azar en muchos lugares donde no había comunicación telefónica, dormir al viento por no poder armar la carpa, llenar un teatro en Rio Grande, actuar para 4 personas hermosas en Zapala, no tener nada para comer ni tomar y encontrar un vino olvidado, pasar navidad con una familia riojana con pelopincho, pasar año nuevo en San Juan en una mega fiesta, noche en paraje la Esperanza con el dueño de un bar que dirigió esa vez el documental, mientras payaba sin saber, entre tantas.

¿Qué aprendizajes lograste al final del camino?

Fueron principalmente dos: por un lado, descubrir, lo que parece una obviedad, la realidad se impone a cualquier idea previa, y está bien que así sea. Es decir, lo que surge de una exploración es incierto, pero es más fácil decirlo que asumirlo en la práctica y estar dispuesto a aceptar esa abismal posibilidad. En segundo y principal término, creo que aprendí una forma de hacer, de acuerdo a una regla que se podría enunciar de la siguiente manera: cuando algo es muy grande para uno, lo mejor es ver sólo las partes e ir haciendo de a poquito, o algo por el estilo. Creo que eso lo compartimos con el ciclista, él no tenía en miras Ushuaia, sino solo el próximo destino, haber pensado todo el tiempo en Ushuaia creo que le hubiera jugado en contra. En idéntico sentido yo fui por etapas: aprender a usar la máquina de filmar y el equipo de sonido, tomar sonido y filmar efectivamente, guardar esa información. Luego ocuparme de ver qué hacer con eso. Aprender a guionar, montar. Hoy me preocupo por ver cómo hacer para distribuir la película, es decir que la gente la vea. Todo de a poquito. 

-¿Quiénes intervinieron en la posproducción?

-Nicolás Durán quien me enseñó literalmente a guionar, luego cuando Durán se fue a Canadá, Gonzalo Marull también colaboró con el guión. A ellos no sólo les debo el conocimiento y asesoramiento desinteresados, sino también una confianza en el proyecto que me hizo más posible el camino. Sin nombrar los cursos y seminarios de especialización y los innumerables amigos consultados: Baltazar Sánchez, Matias Cibanik, Agustín Vallejo, Luz Dive, Juli Mercado, Laura Perovich, Martín Paolorosi, Titi Vigna, todos en tareas de consulta diversa, ya sea ayudando a armar un tráiler, aconsejando el montaje de una escena o ayudando a redactar la motivación para un festival. En el montaje concreto, trabajó Eli Blausztein, en los albores colaboró Martin Jakuto, y Lucia Torres hizo también unas consultorías. Además, el “Concilio Pasternac” vio múltiples cortes y realizó valiosas críticas (el concilio Pasternac es un grupo de amigos que nos mostramos y autocriticamos los trabajos a los fines de verlos avanzar). La música la hizo mi querido amigo Marcos Luc y la post de sonido Martín Seoane. Y esto sin contar las personas que colaboraron luego de que la película está terminada, que es otro cantar. Seguro me olvido de varios porque, como siempre repito, esta película está hecha a base de amigos.

-Hubo recorrido por festivales, ¿cómo fue la experiencia?

-Realmente maravillosa, estuvo en varios festivales, pero quiero rescatar la experiencia del “Ierapetra Word Film Festival” en la isla de Creta, Grecia. No sólo porque ahí obtuvo una mención, sino porque el público respondió muy bien y fue extrañísimo verla subtitulada al griego. Y también el hermosísimo Festival Audiovisual de Bariloche.

-En octubre le tocó el turno a Córdoba

-Sí y superó ampliamente mis expectativas, desde la sala llena en Hugo del Carril con las inagotables preguntas que los espectadores hacían al final, así como las funciones que se sucedieron en el Centro Cultural Córdoba, también con extensas preguntas, me dejan la pauta de que hay algo en esta película que acerca al espectador a querer saber más, a preguntar y de alguna manera logra su objetivo que es también que se pregunte a sí mismo. 

-¿Hay un futuro cineasta en vos?

-No sé… hay una persona que seguirá filmando y tratando de contar algo con  esas imágenes.

Y a vos, Sebastián Raspanti, ¿qué te preocupa?

Habrá que ver la película para responder eso.


28.6.18

Alejandro Cozza: el hombre "Séptimo Arte" de Córdoba


En la Córdoba cinéfila, Alejandro Cozza es una pieza clave. Con formación en el campo audiovisual y en el de las comunicaciones sociales, es un emprendedor con múltiples matices. Docente, investigador, realizador cinematográfico, crítico, fuente de consulta permanente y un apasionado del “Séptimo Arte”.



En septiembre celebramos 120 años del Cine en Córdoba y tuviste un rol importante en la programación de los festejos. ¿Cómo surgió la idea y cuál ha sido el balance del ciclo?
La idea surgió de la gente que coordina la secretaria de cine de la provincia en base a una investigación de Enrique González sobre los diarios de la época,  que determinaban que la primera proyección de cine llegó a Córdoba un 18 de septiembre de 1896, apenas 9 meses después de la primera proyección de los Lumière en París.  La intención fue celebrarnos como espectadores cinematográficos en primer lugar, y en segundo lugar, más discretamente y con menos pretensiones, poder pensarnos como tales. Para este segundo objetivo es que había un criterio de programación de películas argentinas y una selección de actividades haciendo hincapié en las dificultades o problemáticas de la exhibición cinematográfica. Si bien el balance general fue positivo, se pudo instalar la idea de la fecha de celebración, en lo personal tengo sensaciones agridulces referidas a ese segundo punto que hacía mención, me pregunto ¿cuánto nos importa el cine aún? Si nos cuestionamos sobre los discursos y las formas cinematográficas, o si creemos que el cine aun puede ser vehículo de transformaciones sociales, o al menos, de disputas de sentidos e intereses dentro de un campo cultural.

Sos propietario de Séptimo Arte, una de las últimas videotecas que perviven en la ciudad, la que se ha transformado en una especie de bastión para los amantes del cine arte. ¿Cómo sobrevivir en épocas digitales y de piratería?
Hay términos acá que me gustaría mucho poner en tensión. Reniego de ese lugar de “resistencia”, pareciera que los que nos dedicamos al cine desde un lugar de cinefilia, o de cine entendido como arte antes que todo,  siempre estamos en esa posición. No sé, si bien entiendo esos lugares de enunciación no quiero ponerme como un resistente que lucha contra molinos de viento sabiendo que se va a perder siempre. No me seduce ese romanticismo inocuo. Elijo siempre el lugar de la variedad de opciones y de ofertas de todas las cinematografías del mundo y de diferentes épocas, de poder ser un facilitador de opciones siempre, sea en un video o en un cineclub, dando clases o programando una muestra de cine. No es tener mucha cantidad de películas porque sí, en un afán coleccionista, sino que en nuestras elecciones haya un sistema crítico de pensamiento. De por qué elijo una cosa y no la otra. Desde ese lugar, estoy absolutamente satisfecho del rol que cumple y ha cumplido el Séptimo Arte en Córdoba, llevamos 13 años  ya con un comercio abierto y mutando permanentemente frente a la variedad de otras opciones sin traicionarnos en nuestra política. Porque ese es el punto primordial, que un comercio sea también un lugar de disputas y de elecciones políticas de cara a la gente, en su forma, contenido y funcionamiento.
El otro término que discutiría fuertemente es el de “piratería”, utilizado aquí como algo peyorativo. Para mí los grandes canallas fueron siempre los que en beneficio de cuidar su quintita achicaron y aniquilaron el gusto de las mayorías apostando sólo por la distribución de un puñado pequeñísimo de películas (casi siempre norteamericanas o de otros países con iguales formas narrativas  norteamericanas) digitadas por las grandes distribuidoras cinematográficas “oficiales”. Ellos son los verdaderos criminales culturales de nuestro país, frente a ellos reivindico la piratería, la promuevo, la avalo, porque tengo claro mi lugar político frente a esta batalla contra la unificación de contenidos y formas homogeneizantes.  Incluso si esa misma “piratería” provocara el cierre de mi negocio, que de hecho no ocurre, feliz estaría de desaparecer en esos términos.   

¿Cuáles fueron los disparadores que despertaron tu pasión por el cine?
Obviamente fueron varios, y debo decir que soy de la generación VHS, para mí era un ritual casi ver películas un sábado a la noche en familia y charlarlas al día siguiente en el desayuno dominguero. Creo que ahí adquirí esa idea de que el cine debe ser completado con la interrelación de los otros. Sea una charla posterior o una crítica de cine leída post visionado. Después, claro, los cineclubes como El ángel azul  (ahora Hugo del Carril), La Quimera o Arrope (programado por Fabio Manes), este último fundamental para mí para hacerme una idea de otros cines mucho más arriesgados, incluso dentro de la misma  oferta y lógica de los cineclubes, el Arrope, a pesar de su fugacidad, era extremo en serio.

Poseemos una mirada romántica sobre la vida de los críticos de cine: viajes a festivales, posibilidad de acceder a la filmografía mundial antes que el ciudadano común, una férrea preparación cinéfila. ¿Cómo es en realidad?
Que no tienen un mango! Y sin plata no hay romanticismo posible! Jaja. No, es eso, apenas una idea romántica. Son solo unos pocos los que pueden cobrar algo como tales y que le banquen algún que otro viaje a un festival de cine. En ese sentido, profesionalmente hablando, la crítica está en extinción. Yo mismo viajé a mis primeros festivales (y nacionales solamente) ya muy de grande y casi siempre costeándome todo de mi bolsillo. 

 También sos Jurado y Programador. ¿Qué sentido y relevancia tienen estos roles en tu profesión?
Para mí son tareas secundarias, y bastante ocasionales. Y si creo que son derivaciones naturales de una cierta labor como crítico, y un producto genuino de cierta cinefilia. En el día de hoy ser crítico  de cine daría como ese posible beneficio  a largo plazo, poder ser contratado por festivales como programador, y alguna que otra vez, ser jurado de alguno, que sería como cierto reconocimiento simbólico a la labor de uno.

¿De qué se trató Diorama, obra que aun hoy circula en las principales librerías del país?
Tratar de hacer historia en tiempo presente desde la crítica de cine misma, ese fue el objetivo, registrar algo que estaba pasando delante de nuestras narices. Y como ese incipiente cine cordobés era algo difícil de asir en definiciones, entendí que lo ideal sería tomarlo de forma colectiva. Invitar a críticos que hablaran con absoluta libertad de las películas locales. Les gustaran o no, lo importante era argumentar a fondo criterios y pareceres. Para mí era necesario darles visibilidad por un lado, y por otro discutirlas lo más sinceramente posible. Incluso sabiendo que podrían venir críticas por el lado del oportunismo o de cierto chauvinismo.

 ¿Escribir cine o escribir sobre cine? Tu experiencia como guionista y como periodista.
Buena pregunta, y podría responderla paradojalmente. Siento que la crítica de cine me acerca mucho más a lo que entiendo que es el cine que me interesa y que me gustaría hacer que la escritura de un propio guión de dicha película futura. Desde ese sentido respeto poco la idea clásica de guión cinematográfico. Para mí es apenas una guía para la futura película, que pueden ser otras, como ensayos in situ, u otro tipo de esquemas para hacer un film. Lo malo  es que la industria formatea demasiado la idea de escrituras de guiones, y creo que ahí está el problema de tanto cine contemporáneo sin vida, ni alma, ni riesgos. Por eso digo que en ese sentido, la crítica de cine me acerca más a una esencia de cine que la escritura de un guión literario, que para mí es una etapa netamente técnica.  

La dirección es otra de tus facetas profesionales
Si, y a la que me gustaría poder dedicarme asiduamente en un futuro cercano. Pero es difícil poder dedicarse a eso full time, y más aún si se quieren hacer ficciones, el cine, nos guste o no, es una ocupación burguesa. Y salvo que seas Perrone, hace falta dinero para hacerlo. Es muy personal esto, pero estoy tratando de liberarme lentamente de otras ocupaciones (algo que me cuesta mucho) y ver como acomodarme económicamente para poder hacer cine.

¿Qué debe tener una película para seducirte? ¿Podrías armar un top five de tus filmes y directores preferidos?
Que posea una idea precisa de cine, sea cual fuese. Que se la juegue por encontrar la ontología de lo cinematográfico en cada plano, por difícil que pueda ser precisar esa ontología. Obvio que al listar podría mencionar decenas y centenas de películas y directores. Pero hagamos el esfuerzo de elegir solo 5 directores: John Ford, Roberto Rosellini, Jean Renoir, Jean Luc Godard y Chris Marker. Y 5 películas: La mama y la puta de Jean Eustache, Sin sol de Marker, Un tiro en la noche de Ford, El desprecio de Godard y El beso amargo de Sam Fuller.

¿Superamos ya, o superaremos en algún momento, la etiqueta de “cine cordobés”?
No sé, y no creo que haya que hacerlo  en la medida que se pueda ser siempre crítico y poner permanentemente en tensión el término. Desde ese lugar sacaría lo peyorativo que pueda tener la idea de etiqueta, como marca, y apostaría como lo digo siempre, a su idea mutante. No renegar que hay un contexto geográfico de producción que no es afín a casi todos y que desde ese lugar se filma  y se tienen ideas particulares o generales con respecto al cine. Incluso los que hagan cine fuera de ese contexto que nos nuclea, lo hacen con respecto a ese núcleo, o sea, no pueden zafar de él! *

Jackie Bini

* Esta nota fue publicada en la Revista Cultural Desterradxs (Córdoba, Arg.)

25.6.18

JULIA PESCE: Volver la mirada hacia lo que está cerca



Nosotras/Ellas retrata la naturaleza femenina desde adentro, desde las entrañas mismas de nueve mujeres que comparten profundos lazos de sangre y afecto. Son un clan familiar que va mutando por las propias leyes vitales: la más anciana está muriendo mientras una de las jóvenes quedará embarazada. Y, entre ellas Julia Pesce, la directora, posa la lente con amorosa sutileza en los cotidianos gestos de su familia.





¿Cómo nace la necesidad de contar y mostrar la intimidad familiar?
Por un lado el proyecto surge de un conflicto que en un momento de mi vida se volvió recurrente. Existía una doble sensación con mi entorno familiar más cercano, me sentía muy afín a este grupo de mujeres y sus formas de relacionarse pero también me atravesaba cierta incomodidad, contradicciones, dudas. Ahí surge la idea primera, que ni siquiera era un ¨proyecto¨, apenas un mirar diferente hacia el grupo y su dinámica, filmarlas me permitía ubicarme en un lugar distinto al habitual. Después la película se transforma y termina siendo mas una observación amorosa de este grupo de mujeres que una crítica a la forma de vincularse, esa transformación sucedió a lo largo del proceso de trabajo de la película, tanto en el rodaje como en el montaje, fue un arduo proceso de búsqueda.
Pero yendo un poco más allá de este punto de partida en concreto, creo que el exponer la intimidad familiar tiene que ver con un interés por redescubrir lo que de tan cerca a veces se nos vuelve invisible. Leí una vez mientras trabajaba en mi tesis
“…Nos interesa el gesto documental porque restaura nuestra relación con el mundo, con la historia y con el presente”.  
Pensar mi relación con el mundo es, entre otras cosas, tener que volverme hacia mí, e inevitablemente hacia mi núcleo e historia familiar. Mirar este grupo de mujeres, estos modos de relacionarnos que de tan cerca se me habían vuelto confusos, borrosos, un poco invisibles. Filmarlas en lo ordinario, lo pequeño, lo que no pareciera tener importancia, extraer todo eso del devenir en el que están inmersos me permite re-conocerme, o re-descubrirme, echar una luz nueva sobre mi relación con el mundo, y extender esto al que esté dispuesto a mirar y pensar hacia sí mismo a partir de las imágenes.
Lo ordinario es habitualmente descartado en el cine que se consume pues lo que atrae es más bien lo espectacular, lo extraordinario y no los pequeños actos, las rutinas, los amores y desamores diarios. Para mi volver la mirada hacia lo que está cerca, mirar lo que supuestamente conocemos de memoria y por eso dejamos de prestar atención es un acto de resistencia, resistencia a la vorágine de imágenes extrañas ajenas distantes congeladas de las que somos receptores a diario.

El guión te pertenece. ¿Lo fuiste escribiendo o reescribiendo a medida que los acontecimientos surgían, o tenías algo ya bocetado, armado?
Tenía unas imágenes grabadas, de un viaje al campo, con la que armamos un teaser junto a Ezequiel Salinas. Esas imágenes fueron el punto de partida, después seguí grabando y al tiempo escribí un guion-tratamiento dividido en secuencias en base al material que ya sabía que tenía y también en lo que sabía o suponía que podía suceder. Escribí eso, pero después surgieron cosas que modificaron mucho esa estructura, algunas las incorporamos, y otras ideas las descartamos por completo. Hay algunas pequeñas escenas guionadas que escribí luego de que tuvimos un corte bastante cerrado, que incorporamos hacia el final del proceso de montaje. El guión fue una guía, una forma de ordenar narrativa y dramáticamente, pero siempre un instrumento maleable que íbamos armando y desarmando con Lucía Torres, la montajista.

¿Resultó fácil o complicada la tarea de convencer a las mujeres de tu familia de aparecer frente a cámara?
Al ser yo parte de ese grupo familiar me fue muy sencillo habitar los espacios, mi presencia era algo absolutamente normal y mi presencia con la cámara no alteraba dramáticamente nada, sabían que las estaba filmando y eso no las incomodaba ni hacía que reaccionaran de un modo distinto frente a las cosas. A lo sumo se quejaban de que yo no podía sumarme a las actividades o a las charlas, me reclamaban que dejara la cámara para poder participar de lo que fuera que estuvieran haciendo. Hubo momentos en los que tuvimos que conversar acerca de escenas más comprometidas, donde están muy expuestas, como la escena de la charla por skype o la del parto. Situaciones que finalmente pudimos encontrarles un lugar y una forma con la que todas estuvimos cómodas. Fueron muy generosas, no tuvieron miedo ni me censuraron demasiado porque también sabían que estaba haciendo todo con mucho amor y respeto. 

¿Cómo fue la recepción en los festivales donde fue exhibida?
La película viene de un recorrido por festivales muy hermoso, que creo que va cerrando. Lo próximo que estamos planeando es el estreno en Buenos Aires y en el interior del país, la idea es llevarla donde más podamos.
En general la recepción ha sido siempre positiva. Fue muy importante para mi escuchar como la película atravesaba a la gente. Traté siempre que pude de acompañar las proyecciones, porque me parece muy importante (y es muy enriquecedor para mí) escuchar lo que la gente piensa o siente con las imágenes, qué dispara, qué moviliza. Es redescubrir la película desde la mirada de los otros. Y es sorprendente como a veces entendés mas la película que hiciste a partir de esas miradas ajenas, a veces culturalmente, geográficamente muy diversas. Mostrar la película es la culminación de un laaaargo camino, tan importante como la primer toma que grabás.
Algo que me impresionó mucho fue como alguna gente, en los festivales, se acercaba después de las funciones para agradecerme por haber hecho la película. Eso es muy emocionante.

 ¿Estás conforme con la respuesta en Córdoba?
Estaba más nerviosa con el estreno en Córdoba que con el estreno en Suiza… Y es que acá casi todos los que hacemos cine estamos conectados, cerca, somos amigos, vemos las películas y después nos cruzamos en rodajes, en fiestas, en proyectos.  Cuando sos un X, un anónimo como podés ser en un festival grande, donde hay muuucha oferta de películas y la tuya es una opción más en una abultada grilla no te sentís tan expuesto, es menos probable que la gente con la que te cruces haya visto tu película… Córdoba es pequeña, y el mundillo del cine local más pequeño aún. Así que estas ahí, medio desnudo frente a este público. En una película como la mía mas desnudo aun!
Para mi estrenarla en Córdoba era muy importante, es mi ciudad, acá se hizo la película, acá nació. Y compartirla con mi gente, familia, amigos, colegas era el paso final, el cierre de un largo proceso, muy necesario. Fue muy hermoso ver la sala llena, compartir.


Julia Pesce es cordobesa, recibida de Técnica Productora en Medios Audiovisuales en la UNC. Es mamá de Fermín, de casi dos años, y sueña con filmar “una película chiquita pero intensa de ficción”. Entre sus experiencias previas a Nosotras/Ellas, se cuentan: Asistente de dirección en Criada (Matías Herrera Córdoba), Directora de arte en TresD y Asistente de arte en De Caravana (ambas de Rosendo Ruiz) y Ambientadora en La purga (serie televisiva dirigida por Pablo Brusa y Claudio Rosa). Actualmente está trabajando en un nuevo proyecto personal, aun muy incipiente. Aunque el panorama para la actividad no sea muy promisorio, sentencia: “nosotros sabemos cómo hacer cine con poco, así que sobreviviremos haciendo películas pequeñas pero no menos importantes”. *


Jackie Bini


* Esta nota fue publicada en la Revista Cultural Desterradxs (Córdoba, Arg.)

15.11.16

Nueva película en financiamiento colectivo


   3° Película-Taller, creación colectiva coordinada y dirigida 
por Rosendo Ruiz, Alejandro Cozza e Inés Moyano




Desde la plataforma de financiamiento colectivo Panal de Ideas, se ha lanzado en estos días el proyecto de una nueva película surgida a través del tercer taller de creación coordinado y dirigido por Rosendo Ruiz, Alejandro Cozza e Inés Moyano. Un grupo de aficionados y estudiosos del cine se abocaron a trabajar -durante este año-  la idea y el guión, asistiendo a distintas tutorías de foto, sonido y arte, entre otras. Los antecedentes inmediatos bajo esta misma modalidad son la realización de los largometrajes “El Deportivo” (2014) y “Camping” (2015, en postproducción).

La producción actual se titula El Último Cuadro de Luz Belmondo y cuenta la historia de Martín, un profesor atravesando una crisis existencial, que se involucra en la elaboración del guión de una película para cumplir sus deseos postergados. Allí descubre aspectos irresueltos de su vida con los cuales se deberá enfrentar, entre ellos, el pasado desconocido de su madre. La clave está en un cuadro que lo acompaña desde niño.

Al tratarse de un proyecto artístico-cultural independiente sin fines de lucro, se necesitan fondos para su realización. Es por ello que se invita a la comunidad en general a participar por medio del financiamiento colectivo. Quienes deseen colaborar y ser parte, pueden hacerlo como activistas (por su aporte de dinero recibirán, a cambio, interesantes recompensas) y/o también como voluntarios (extras, catering, maquilladores, editores).

Para mayor información, los interesados pueden escribir al correo electrónico: produccioncine3@gmail.com, ingresar a la fanpage de Facebook: https://www.facebook.com/LuzBelmondo/, vía Twitter: @LuzBelmondo, o acceder en Panal de Ideas a la página del proyecto: http://panaldeideas.com/proyectos/el-ultimo-cuadro-de-luz-belmondo/

Es una propuesta que estará Online durante un corto plazo, ya que en breve se finaliza con la etapa de producción y se dará inicio al rodaje.

Gracias por ser parte!



14.10.16

Cine trashumante que reúne e incluye

Difundir el cine, entendiendo al mismo como instrumento para la promoción de la diversidad y el fortalecimiento de la identidad local y nacional. Bajo estas premisas nació, hace casi dos décadas, el proyecto Cine Móvil. En nuestra ciudad, bajo el ala de la Agencia Córdoba Cultura, el programa viene desarrollando una intensa y silenciosa tarea, acercando historias en imágenes, permitiendo llevar proyecciones a lugares que no cuentan con salas de cine. Para conocer más sobre la itinerante propuesta audiovisual dialogamos con su coordinador, Gustavo Drincovich.




¿Qué es el proyecto Cine Móvil Córdoba?
El Cine Móvil Córdoba  se forma articulando un proyecto del INCAA conjuntamente con la Provincia de Córdoba, cuyo objetivo es hacer llegar el cine, sobre todo películas argentinas, a todos los lugares donde no existe la posibilidad de contar con salas de exhibición. 
El mismo consiste en una unidad móvil equipada con tecnología capaz de realizar proyecciones de cine en espacios no convencionales, garantizando excelente calidad de imagen y sonido. En nuestra provincia, desde su implementación, 1998, se fueron incorporando proyectos de inclusión social, como funciones en cárceles, centros de convivencia de adultos mayores y escuelas, desarrollando actividades específicas en paralelo a las proyecciones.

¿Quiénes son los principales beneficiarios?
Todas las personas que, por diversas razones, no participan de los circuitos culturales convencionales: habitantes de zonas alejadas de los centros urbanos, barrios urbano - marginales, escuelas especiales, cárceles, centros de Adultos Mayores y comedores comunitarios; y todos aquellos que por diversas razones no acceden a bienes culturales audiovisuales.

Además de exhibir películas, ¿desarrollan otras actividades?
Durante estos años, el Cine Móvil desarrolló varios proyectos de capacitación, entre ellos, el Taller Básico de Producción Audiovisual en la Cárcel de San Martín hasta el año 2005 y luego en Bouwer, y Herramientas Audiovisuales en el Aula. Todos destinados a docentes de todos los niveles.

¿A qué denominan Cine Social?
Se denomina así a la utilización del cine como espacio de inclusión social en todas sus formas, ya sea participando en talleres o generando espacios de reflexión mediante la experiencia compartida de poder acceder a un bien cultural gratuito. Se desarrolla a través del Cine Móvil o en salas, mediante convenios con instituciones, como Ministerio de Desarrollo Social, Ministerio de Justicia, Ministerio de Educación, etc. En este programa se busca difundir y promover la realización audiovisual como elemento de unión y reconocimiento social entre individuos, por ello las actividades involucran beneficiarios que quedan al margen del consumo cultural. Eso no depende de la condición social sino de su posibilidad de acceso a la cultura y de compartir junto a otros la vivencia, reconociendo a sus pares en el mismo contexto.

Con el cambio de autoridades nacionales y provinciales, ¿el proyecto continúa en 2016? ¿De qué forma?
El proyecto continúa como se viene ejecutando y es de interés de las nuevas autoridades potenciarlo e incrementar la cantidad de actividades. Cuando un proyecto tiene más de 17 años de ejecución se pueden desarrollar muchos aspectos afines con la experiencia obtenida. Tanto a nivel nacional como provincial se permite la implementación piloto de innovaciones dentro del programa, su evaluación, su oficialización y desarrollo. Eso es una de las características que hace que el mismo tienda a evolucionar y afirmarse año tras año.

¿Quiénes son los responsables del área? 
El área es la Subdirección de Cine, TV y Video de la Agencia Córdoba Cultura, y los responsables somos: Gustavo Drincovich (Coordinador Gral), Federico Gaumet (Logística y planificación estratégica), Daniel Heredia (Coordinador técnico), Pablo Altamirano (Cine Social con Ministerio de Educación y programación); Gabriel Elettore (Cine Social y Cine Móvil Córdoba, producción técnica y programación), Griselda Caucota (Administración y programación) y Jorge Arrieta (Técnico audiovisual).

¿Cuál es el criterio para la selección de las películas? 
La selección se realiza desde el Área Cine, y se consensua con los equipos técnicos de las distintas instituciones con las que se interactúa, Escuelas, Jardines, Colegios, Cárceles (Servicio Penitenciario Córdoba) y Hogares de Adultos Mayores. Conformando de esta manera ciclos específicos, temáticos y privilegiando el cine nacional y cordobés.

En el verano realizan distintas tareas en los centros turísticos...
En este 2016 se realizó la 13° gira de verano del Cine Móvil Córdoba. Desde el año 2003, mediante un convenio con la Agencia Córdoba Turismo, se organizan en más de 50 localidades del interior provincial exhibiciones todas las semanas durante enero y febrero, llegando a 5 funciones semanales en distintos centros turísticos de la Provincia. En la Ciudad de Córdoba son 3 proyecciones semanales con los programas de Seguridad Ciudadana, Ministerio de Desarrollo Social, Agencia Córdoba Joven y demás integrantes del programa Derecho al Verano.

¿Qué tienen en agenda el CMC y el CS?
Con el Cine Móvil seguiremos haciendo 2 a 4 funciones semanales en distintas localidades del interior, coordinando con las Secretarías y Direcciones de Culturas, privilegiando el cine de entretenimiento. Además, este año incorporaremos los Corredores Audiovisuales de Córdoba, tendientes a la difusión del cine cordobés. Ésta experiencia se realizó de manera piloto durante el 2015 en Traslasierra y el centro provincial, éste año el programa aspira ampliar el alcance. Esto permitirá crear espacios de proyección estables en toda la provincia, donde irá el filme acompañado de directores y productores locales, permitiendo el acercamiento del público del interior a la producción audiovisual de Córdoba. Con el Cine social, se firmarán convenios institucionales con todas las áreas del Gobierno Provincial afines a la inclusión social, que aporten a los objetivos del programa y sigan ampliando  beneficiarios. Para ello se cuenta con dos unidades móviles totalmente equipadas y una sala de proyecciones destinada a estos efectos.


Quienes deseen contactar con el Cine Móvil, pueden hacerlo personalmente en Av. Hipólito Yrigoyen 325 1° piso, por teléfono al (0351) 4332728, vía correo electrónico: cinesocialcba@gmail.com, o visitando facebook/cinemovil.cordoba. Agradecemos la colaboración para la realización de esta nota de Viviana Cardoso y todo el equipo de Prensa de la Agencia Córdoba Cultura. Y continuaremos atentos a la ruta que caminen estas imágenes, estas historias en movimiento. Porque el cine no para, sigue girando.

7.10.16

Córdoba tiene su Ley Audiovisual

La nueva norma fue promovida por el Poder Ejecutivo local y aprobada el miércoles 5 de Octubre de 2016 por el parlamento provincial. Entre los principales puntos el texto legislativo declara a la actividad audiovisual como una actividad productiva e industrial.




La Legislatura unicameral de Córdoba aprobó un proyecto de ley de Fomento y Promoción para la Industria Audiovisual de la provincia, que además incluye la creación del Polo Audiovisual Córdoba y de un Registro de Profesionales Técnicos y Artísticos Cordobeses de la Actividad Audiovisual.

La nueva norma fue promovida por el Poder Ejecutivo local y aprobada el miércoles por el parlamento provincial, con el objetivo de fortalecer la producción audiovisual, tanto en su dimensión cultural e industrial en todo el territorio de Córdoba.

Entre los principales puntos el texto legislativo declara a la actividad audiovisual como una actividad productiva e industrial, estatus que le permitirá se incluida en los beneficios establecidos en los términos de las leyes de promoción industrial de la Provincia de Córdoba y de la Ley Nacional Nº 26.838, referida a la actividad audiovisual en todas las etapas de su cadena productiva.

El beneficio alcanza a las producciones de contenidos de ficción, documentales, realizaciones experimentales, animación, videojuegos, producción televisiva publicitaria, con fines educativos, culturales, sociales, científicos, deportivos, institucionales, turísticos, regionales, ecológicos, comerciales y de promoción, para el cual se creará un fondo de financiamiento.

También contempla la creación del Polo Audiovisual Córdoba, que funcionará en la órbita del Ministerio de Industria, Comercio y Minería, además de la creación de un Registro de Productoras de Contenidos Audiovisuales Cordobesas y de un Registro de Profesionales Técnicos y Artísticos Cordobeses de la Actividad Audiovisual.

Previo al tratamiento y aprobación parlamentaria, el proyecto fue debatido y consensuado por una comisión representada por integrantes de la Asociación de Cineastas de Córdoba; la Asociación de Productores de Villa María; la Asociación de Desarrolladores de Videojuegos; la Asociación de Productores de Córdoba (APAC); la Cámara de Productores; la Facultad de Ciencias de la Comunicación; la Facultad de Arte; La Metro; La Escuela Lumière y la Universidad Blas Pascal.

5.6.16

El sector audiovisual se suma a “ESCENAS. Foro de Creadores de Córdoba”



El próximo viernes 10 de junio será oportunidad de otro encuentro del ciclo junto a emprendedores culturales de Córdoba para debatir, diagnosticar la realidad de cada sector y avanzar en la actualización legislativa. Ya participaron músicos y artistas visuales. Posteriormente se sumarán a los hacedores de los sectores editorial, artes escénicas, artesanías, diseño y gastronomía. 

Entre las 16 y las 20.30 del viernes 10 de junio, se realizará el tercer encuentro de “ESCENAS. Foro de Creadores de Córdoba”. La cita está dirigida a todos los hacedores del sector creativo audiovisual de Córdoba, abarcando realizadores, productores, guionistas, gestores, técnicos, docentes, estudiantes, funcionarios, salas de exposición y demás agentes vinculados a la escena audiovisual. Será en el Centro Cultural “Efraín Bischoff” de Alta Córdoba (Rodríguez Peña esquina Jerónimo Luis de Cabrera). Las confirmaciones de asistencia se receptan hasta el miércoles 8 de junio al mail: foros.cultura.cba@gmail.com.



Será la continuidad de este ciclo organizado por la Municipalidad de Córdoba, que invita a los emprendedores creativos locales a pensar y debatir la política pública cultural y la legislación vigente con el objetivo de construir, con metodología participativa, un diagnóstico preciso y actual de cada sector, y con  posterioridad una serie de propuestas concretas que se formalicen actualizando programas y ordenanzas existentes o dando lugar a nuevas medidas acordes a las necesidades reales.

Entendiendo a la cultura como motor del desarrollo local, el Foro se extenderá hasta noviembre de este año, con 16 encuentros que tendrán lugar periódicamente planteando dos instancias de participación para cada uno de los sectores culturales: música, artes escénicas, editorial, artes visuales, artesanía, diseño, gastronomía y audiovisual. 

El primer conjunto se viene desarrollando desde el 18 de abril, extendiéndose hasta julio de 2016, enfocado en diagnosticar cada sector. Por su parte, un segundo bloque, a llevarse a cabo entre agosto y noviembre de este año, se propondrá precisar estrategias, proyectos y acciones para cada sector creativo.

En tanto ámbitos de encuentro y debate, el ciclo recupera las experiencias de diálogo con artistas y creadores locales ya realizadas desde la Secretaría de Cultura desde el año 2012 a la fecha. En este caso se agrega el valor de dar organicidad a estas experiencias, previendo la realización de documentos que formalizarán diagnóstico, problemáticas y conclusiones de cada sector —organizados en un Informe general—, planteadas como insumo fundamental a ser considerado para la necesaria actualización de la legislación cultural municipal.

26.4.16

Festival Internacional de Cine Independiente de Cosquín anuncia su programación completa

FICIC:  FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE INDEPENDIENTE DE COSQUÍN ANUNCIA LAS PELÍCULAS SELECCIONADAS EN COMPETENCIA OFICIAL Y EL RESTO DE SU PROGRAMACIÓN


 El festival anuncia la programación de su 6a edición, que se desarrollará del 4 al 8 de Mayo en la ciudad de Cosquín (Córdoba). Recibió para su convocatoria mas de 950 películas y 100 Cortos de Escuela.

Forman parte de la programación 60 películas de Bélgica, Holanda, México, Francia, Suiza, Rusia, Mongolia, Brasil, Singapur, Portugal, Chile, Austria, Cuba, Colombia, Italia, España, Irak, Francia, Japón , Alemania, Argentina.

Las secciones Competencia Oficial Internacional de Largometrajes, Cortometrajes, Concurso Cortos de Escuela, Retrospectiva, Focos y Actividades Especiales son parte de la propuesta que el festival diseñó para esta nueva edición.

Películas seleccionadas FICIC 2016

Categoría LARGOMETRAJE

Battles Dir. Isabelle Tollenaere. Bélgica - Holanda
Carmín tropical Dir. Rigoberto Perezcano. México (Estreno nacional)
La Brasa Las Cenizas Dir. Nicolás Azalbert Francia-Suiza-Rusia-Mongolia-
Argentina-Brasil (Estreno nacional)
La helada negra Dir. Maximiliano Schonfeld. Argentina
La luz incidente Dir. Ariel Rotter. Argentina
La noche Dir. Edgardo Castro. Argentina
Las calles Dir. María Aparicio. Argentina
Maturità Dir. Rosendo Ruiz. Argentina
Snakeskin Dir. Daniel Hui. Singapur - Portugal (Estreno nacional)
Solar Dir. Manuel Abramovich. Argentina
Rastreador de estatuas Dir. Jerónimo Rodríguez. Chile

Jurado: José Luis Torres Leiva / Luciana Calcagno / Oscar Alberto Cuervo


Categoría CORTOMETRAJE

Adán Buenosayres. La película Dir. Juan Villegas. Argentina
Algas Dir. María Laura Pintor. Argentina
Amar temer partir Dir. Fernando Sarquis. Argentina
Carta 12, Praga Dir. Vera Czemerinski. Argentina
Capital Cuba Dir. Johann Lurf. Austria – Cuba (Estreno Latinoamericano)
Crónica de solitude Dir. Manuel Ferrari. Argentina
Deportivo Español Dir. Ignacio Verguilla. Argentina
Diamante mandarín Dir. Juan Martín Hsu. Argentina
Diario de un corto Dir. Flavia de la Fuente. Argentina
El trabajo industrial Dir. Gerardo Naumann. Argentina
Entrelazado Dir. Riccardo Giacconi. Italia - Cuba
Gulliver Dir. María Alché. Argentina
Jeanette Dir. Xurxo Chirro. España (Estreno mundial)
Nada ni nadie Dir. Roya Eshraghi Safaifard. Cuba
Los exploradores Dir. Fermín Eloy Acosta / Sol Bolloqui / Lucía Salas. Argentina

Jurado: Alejandro Cozza / Federico Robles / Lucas Asmar Moreno


4o Concurso CORTOS DE ESCUELA

Fueron seleccionados 10 cortometrajes para competir en este concurso que busca brindar un espacio de proyección para las obras de los estudiantes y acercarlos al festival.

Clausura Dir. Jesús Barbosa. FADU
Decime algo Dir. Javier Rao. FUC (Estreno mundial)
El rengo Dir. Alan Nicolás Gómez. Taller de la Casa de la Cultura Popular - Villa 21 (Estreno mundial)
Entre la tierra Dir. Sofía Quirós Ubeda. FADU (Estreno nacional)
Flores del Santa Lucía Dir. Ludmila Pagliuca Benetti. FADU (Estreno mundial)
La internacional Dir. Tatiana Mazú. IUNA
Los sueños de la tortuga Dir. Bruno Ciancagliri. FUC (Estreno mundial)
Merodeo Dir. Fernando Restelli.Cortos Emergentes Lab.
Mira cómo te olvido Dir. Mauricio Sarmiento. CIEVYC
No hay bestias Dir. Agustina San Martín. FADU

Jurado: Ezequiel Salinas / Fabián Zampedri / Lucrecia Matarozzo


En las Competencias Internacionales (Largometrajes y Cortometrajes) y Cortos de Escuela se encuentran programados Estrenos Internacionales, Mundiales, Latinoamericanos y Nacionales.

La sexta edición de FICIC contará con una RETROSPECTIVA INTERNACIONAL dedicada al director chileno José Luis Torres LeivaSe podrán ver: El cielo, la tierra y la lluvia. Obreras saliendo de la fábrica, Qué historia es ésta y cuál es su final?. Verano. Ver y escuchar, y la película que estrenó este año El viento sabe que vuelvo a casa.


Homeland

FOCOS ESPECIALES

EL CINE EN 35MM SIGUE INTACTO EN FICIC:

Con el apoyo de Malba itinerante, en esta edición Fernando Martín Peñaprogramó dos películas de cine mudo que se proyectarán con música en vivo.

Fukujuso Dir. Jiro Kawate. Japón, 1935
Metrópolis Dir. Fritz Lang. Alemania, 1927
Músicos: Fernando Kabusacki / Matías Mango.

EL PERRO DE ITUZAINGO: Referente del cine independiente argentino, el festival pone foco en Raúl Perrone, proyectando sus dos últimas películas: Hierba y Samuray-S.

Este año el festival presentará “La película del año” HOMELAND (Iraq Year Zero) Dir. Abbas Fahdel - Irak Francia

En la sección MINI FICIC se proyectará la muestra invitada Ojo al Piojo / de la ciudad de Rosario.

Dará inicio al festival Archivos intervenidos: Cine Escuela (Argentina) el miércoles 4 de Mayo. Por la tarde del domingo 8 de Mayo se proyectarán las películas ganadoras y el cierre del festival contará con la proyección de Soleada de Gabriela Trettel.

Con 22 países representados en 60 films, Cosquín se prepara para la sexta edición de FICIC que se realizará del 4 al 8 de mayo.

En la web del festival (www.ficic.com.ar) se podrá encontrar la programación detallada con los días y horarios de proyección de las películas y con la información sobre las diferentes actividades que se realizarán durante el evento.

FICIC cuenta con el valioso apoyo de la Municipalidad de Cosquín, INCAA, Agencia Córdoba Cultura.

FICIC en las redes sociales:
@cosquinfilmfest / fbk: ficic / Instagram: ficic_ok / Canal youtube

Más información en: www.ficic.com.ar

Acerca de FICIC

El 6.° Festival Internacional de Cine Independiente de Cosquín es un evento organizado y producido por Cacique Argentina con el apoyo de la Municipalidad de Cosquín; a su vez, cuenta con el apoyo institucional de diversas entidades, empresas tales como: INCAA INCAA TV - GVPro - Lahayepost- MamaQ – Cine Club Municipal Hugo del Carril Córdoba –Malba - CCEB – RAFMA Red Argentina de Festivales y Muestras Audioviduales - Cámara de Hoteles y Centro Comercial y Comercios de Cosquín.

18.4.16

Soy un muchacho de barrio, en CinecluB La Piratería





La programación del mes de abril del CinecluB La Piratería está inspirada en la canción de La Mona Jiménez "Soy un muchacho de barrio".

El martes 19 de abril proyectaremos "Cumbia la reina, seis décadas de cumbia argentina" (Pablo Coronel, Bs As, 2015, 80 min). 

A las 20.30 hs. en el SUM del Club Atlético Belgrano. Ingreso por Arturo Orgaz esquina La Rioja, Barrio Alberdi.

Entrada a la gorra de cancha (contribución voluntaria, no excluyente).


Quedan uds. convidados a mirar y a disfrutar.

Andrés Yaremczuk, 
 programador y presentador del CinecluB La Piratería

Sinopsis:
“Cumbia La Reina” narra el fenómeno por el cual la Cumbia fue convirtiéndose en parte de la cultura argentina, desde los principios en los años 50’, con Mario Castellón (fundador de los Wawancó), hasta el 2000 con Pablo Lescano (referente de la Cumbia Villera).

Ficha Técnica
Año 2015
Tipo Documental
Director Pablo Coronel
Guión Pablo Coronel
Producción Daniel Guzmán, Ezequiel Yoffe, La Granja Cine
Fotografía Pablo Coronel
Sonido Pablo Coronel, Ignacio Sepúlveda