3.6.14

Thea von Harbou: contribuciones vitales y colaboracionismo

Este libro no es de hoy ni del futuro. No habla
de un lugar. No sirve a ninguna causa, partido o
clase. Tiene una moraleja que se desprende de
una verdad fundamental: «Entre el cerebro y el
músculo debe mediar el corazón». 
       Thea von Harbou (Metrópolis-1927)



 En su libro de 1928 sobre dirección de cine y guión, el cineasta ruso Vsevolod Pudovkin señala que muchas figuras literarias tenían dificultades para adaptarse a "la forma ópticamente expresiva" del cine. Sin embargo, es a Thea von Harbou que escoge, al lado de Carl Mayer, como una de las figuras más influyentes en el cine alemán de 1919 a 1933. Pudovkin va a elogiar de la novelista su habilidad para trabajar con el medio cinematográfico. De hecho, es la conciencia de las "posibilidades de la cámara, tales como disparos, encuadre, edición, [y] la intensificación a través de detalles de gran impacto visual" que distingue su trabajo. 

Thea von Harbou nació en 1888 en el seno de una familia de aristócratas alemanes. Tuvo el valor de emanciparse y comenzar una carrera como escritora y actriz además de defender los derechos de la mujer y alentar públicamente la legalización del aborto. Se labró en poco tiempo una gran reputación entre los intelectuales alemanes, convirtiéndose en una de las más reconocidas – y buscadas -  guionistas cinematográficas del país, firmando los libretos de las más importantes películas.


Fritz y Thea


De orígenes aristocráticos prusianos, en 1905 publicó su primera novela y en 1906 debutó como actriz en Düsseldorf.

Entre 1922 y 1933 fue esposa del director cinematográfico Fritz Lang, con el que colaboró y escribió muchos de los guiones de sus películas. También fue guionista de Carl Theodor Dreyer y Friedrich Wilhelm Murnau.

Separada de Lang en 1931, debido a la relación del director con la actriz Gerda Maurus, finalmente se divorcian en 1933. Un año antes, von Harbou se unió al Partido Nazi, defendiendo su tesis con pasión y poniendo su talento al servicio de aquél en la forma de varias películas propagandísticas. Fritz Lang, opositor al nazismo, emigró a América después de que el régimen prohibió El testamento del dr. Mabuse.

Cuando finaliza la Segunda Guerra Mundial, Thea  pasa un corto tiempo en prisión. Una vez recuperada su libertad, retorna a la industria cinematográfica, trabajando en la sincronización de películas extranjeras.

En 1954 se proyectó en Berlín su película Der müde Tod de 1921 en su homenaje; al salir del cine resbaló y la caída le provocó la muerte días después.

Fritz Lang, por su parte, no consiguió rodar films tan memorables como Metrópolis o Dr. Mabuse, quizás por faltarle en el equipo la original narrativa de Thea, experta en la creación de mitos.


Fritz y Thea


Patrice Petro* cita un discurso de 1931 de Thea von Harbou sobre la derogación del artículo 218 que prohibía el aborto: "Nuestro principal objetivo es encontrar una nueva forma de prevención del embarazo y, por tanto, hacer que todo el artículo 218 sea innecesario.  Necesitamos un nuevo código sexual debido a que el código antiguo fue creado por los hombres y nadie está en condiciones de comprender la agonía de una mujer que lleva un niño que sabe que no puede alimentarse. La ley derivada de la psicología masculina, que obliga a una mujer a tener un hijo, crea inferioridad constitucional de las mujeres en relación a los hombres”.

Lang, Brigitte Helm (protagonista de Metróplis) y Thea al piano

Aunque Thea von Harbou "se acercó a los nazis" - como le gustaba señalar a Fritz Lang  - y se quedó en Alemania trabajando para el Tercer Reich, nadie pudo decir nada en su contra. Un compañero de trabajo una vez comentó que se parecía más a una madre, y muchos de los actores y extras que trabajaron para Lang recordaban que cocinaba para ellos en el set. Fue ella la que se encargó de alimentar a los niños que aparecieron en "Metrópolis" con pasteles dulces y chocolate, después de que casi murieran congelados en las inundaciones por etapas.  

Con el correr de los años, Lang se convirtió en un "apasionado" defensor de Thea von Harbou, de la que consideró que obtuvo "contribuciones vitales" para su carrera, según lo manifestado por su biógrafo Patrick McGilligan, autor de Fritz Lang: La Naturaleza de la Bestia.



Algunas de sus películas como Guionista:

·         El testamento del dr. Mabuse - 1933
·         M, el vampiro de Düsseldorf- 1931
·         La mujer en la luna - 1929
·         Fausto - 1926
·         Metrópolis - 1927
·         Los nibelungos(La muerte de Sigfrido) - 1924
·         Los nibelungos (La venganza de Krimilda) - 1924
·         El doctor Mabuse - 1922
·         Las tres luces  - 1921

* Patrice Petro; Joyless Streets: Women and Melodramatic Representation In Weimar Germany, Princeton University Press, 1989 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario