5.10.14

Lois Weber, compromiso social en el Cine Mudo


Lois Weber reveló que el cine podía ser una herramienta de denuncia social, de compromiso con la realidad y espejo de los flagelos contemporáneos. Una pionera del Cine Mudo, con visión panorámica.



Lois Weber nació el 13 de junio de 1881 en la actual Pittsburg, Pennsylvania, Estados Unidos. Ya de niña demostró dotes como pianista y, todavía muy joven, emigra a la ciudad de Nueva York esperando hacer una carrera como cantante. Mientras aguardaba la gran oportunidad, sobrevive predicando y cantando himnos religiosos en las calles. Su suerte cambiaría en 1905 cuando entró a formar parte de la Gaumont Film Company como actriz, y casándose un año después con el director de Gaumont, Phillips Smalley.

Comienza a ser reconocida cuando, en 1908, interpretó un papel en el film Hypocrites, que ella había escrito, y que fue dirigido por Herbert Blaché, marido de la famosa cineasta Alice Guy. Hypocrites fue también el título de una película de 1915 que Weber escribió, dirigió, produjo e interpretó, y que mostraba asuntos de carácter social y lecciones de moralidad consideradas muy atrevidas para la época.





Abocada de lleno a la dirección, en 1916 realiza una seguidilla de filmes que, por la polémica y controversia que provocaban los temas que tocaba, fueron éxitos de taquilla.

En Where Are My Children? (¿Dónde están mis hijos?) condenaba al aborto pero se mostraba a favor del control de natalidad. La crítica la castigó duramente por ello consiguiendo, no obstante, que la película recaudara tres millones de dólares. Otras problemáticas sociales fueron exhibidas en sus siguientes producciones, como por ejemplo la pena de muerte (The People vs. John Doe), y el alcoholismo y la drogadicción (Hop, the Devil's Brew).

En 1917 insiste en su posición ideológica, filmando The Hand that Rocks the Cradle (La Mano que Mece la Cuna) que era un tributo a Margaret Sanger, la fundadora del Movimiento a favor del Control de Natalidad en América.

Ese mismo año formó su propia productora, Lois Weber Productions. Llegó a ser la única mujer con un puesto garantizado en la Motion Picture Directors Association y hasta el director John Ford trabajó como su ayudante antes de dirigir sus propias producciones. 




Lois tenía total libertad para tratar las temáticas que quisiera pero en varias ocasiones debió enfrentarse a la censura y a la crítica despiadada de la prensa y de sus colegas. A pesar de esto, Weber se convirtió en la directora mejor pagada de Universal en 1918, ya que contratarla costaba 5.000 Dólares por semana.

Uno de los filmes más exitosos de Weber en este período fue The Blot (1921), con Claire Windsor y Louis Calhern, uno de los cinco que la directora estrenó con Paramount Pictures.

En The Blot, Lois se centra sobre las tensiones entre clases sociales representando a una familia pobre pero orgullosa que preferiría morir de hambre antes que aceptar caridad. El final abierto y sugerente de esta película llena de incertidumbres al espectador, sobre el destino final de los protagonistas y sobre su propio destino.





Junto con la separación de su marido, Weber pierde su compañía en 1922. Cuatro años más tarde se casa con Harry Gantz, pero se divorcia en 1935.

Sus últimas películas mudas fueron Sensation Seekers y The Angel of Broadway (ambas de 1927). El último film de Lois fue White Heat (1934), que tuvo una pobre recepción. A partir de entonces únicamente encontraría trabajo como guionista supervisora para Universal.

Sin dejar descendencia y prácticamente en la ruina, Lois Weber fallece en 1939 en Hollywood, California, a los 58 años y a causa de una enfermedad gástrica.

La industria perpetua su memoria con una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, recordando su aporte como pionera fundamental.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario