28.11.14

CinecluB La Piratería: Cinéfilos al abordaje

Dice el Manifiesto: “CinecluB La Piratería es un barco cinéfilo que zarpa desde el Puerto de Alberdi para navegar por los océanos del séptimo arte y visitar sus lugares ocupados. Entiende como su Sur, la entretenida utopía de trazar puentes entre el cine de autor y la cultura popular, en el club más popular. Con el entusiasmo de compartir el amor por el cine y el desafío de reproducirlo. Emprende rumbos diversos en identidades y texturas, desde el cine de Nuestra Gran Pacha Mama producido en América Latina. Atraviesa con coraje las aguas profundas para conocer las miradas del otro lado del mar en el cine de Europa, Asia, África y América anglosajona. Consulta el oráculo de los grandes Maestros en los clásicos del cine. Y, finalmente, retorna con la proa mirando al muelle del Club Atlético Belgrano, con un invitado que programa la última película del mes relacionable a la identidad de Alberdi, "a lo Belgrano". Quedan Uds. convidados a navegar, a mirar, a disfrutar...”.


La Piratería, novedad cinéfila de carácter institucional y comunitario, viene lanzándose al desafío de consolidarse como espacio, en la vigorosa cartelera de cineclubes cordobeses. 
Desterradxs dialogó con su ideólogo, gestor y entusiasta promotor, Andrés Yaremczuk, para conocer detalles sobre esta movilizadora iniciativa. 

Andrés es tesista en comunicación social. Forma parte de un colectivo cultural denominado “El colectivo de la banda”, donde realiza actividades teatrales y, además, es fotógrafo autodidacta. Administra una página de facebook donde intenta retratar la cultura de Alberdi, su pasión, arte y lucha (facebook.com/piratarapado).

Cinéfilo desde pibe pero, sobre todo, desde el último año del colegio y toda la vida universitaria, hizo distintos cursos y como público ha asistido y asiste a todos los cineclubes de la ciudad.  Dice que le gusta el cine en general, pero prefiere el de autor y si tiene que escoger tres directores, sin dudarlo elige a Raúl Perrone, José Celestino Campusano y Woody Allen.

¿Cómo nace la idea de crear un Cineclub dentro de la sede del Club Belgrano? ¿Quién o quiénes presentaron el proyecto y cómo fue recibido por los directivos de la institución?

A comienzo de año el área de cultura del club llamó a convocatoria de proyectos. Otro pibe y yo propusimos un cineclub. En lo personal soy cinéfilo y pirata y vivo con mucha intensidad y pasión esas cualidades. Esta bueno poder participar de este resurgimiento de Belgrano que no es sólo futbolístico sino institucional, ya que el club salió de la quiebra y se consolida día a día como institución. Y, particularmente, si bien todavía no hay una subcomisión de cultura, existe un área de cultura que se sostiene por el deseo y el laburo de socios hinchas que desarrollan distintas actividades y espacios, como son la biblioteca 26 de junio, la fotogalería y los distintos cursos (fotografía, bachata, guitarra, escritura, etc.) que se dictan.

Como decía, si bien no hay una subcomisión de cultura, en la medida de lo posible la comisión directiva apoya toda esta movida cultural, y en el caso del cineclub donó el proyector y apoya con la difusión gráfica.  Al tratarse de un espacio nuevo decidimos arrancar con un solo cineclub, luego cuestiones de horarios y modos de trabajar dieron como resultado que yo siga con La Piratería y el otro proyecto se desarrolle cuando la otra persona pueda sostenerlo. 

Apertura del Cineclub con De caravana y la presencia de su director, Rosendo Ruiz, ¿qué nos podés comentar de esa jornada inaugural?

Fue un éxito. Más de 50 personas. Y se re engancharon con la peli y con  la charla posterior. Elegí De caravana por varios motivos. Uno obvio, que en la gráfica el personaje del  Laucha sale con la camiseta del pirata y, aparte, porque es una buena síntesis entre “el cine de autor” y “la cultura popular”. Porque también es una buena radiografía en tono de comedia de lo que es Córdoba.  Y porque lo conozco a Rosendo y a Alejandro Cozza, el guionista.

¿De qué modo está resuelta la cuestión técnica? (proyector, pantalla, cantidad de butacas, por ejemplo) 

La sala se monta y se desmonta para cada función. El proyector es nuevo, a led y funciona muy bien. Proyectamos sobre la pared de la sala de prensa que fue pintada por Albarracín, que es el intendente del club, y por Alvarado, que es el auxiliar. Y las butacas son 40 sillas de plástico que fueron donadas por la Comisión del socio y otras 5, tipo oficina, con tapizado acolchonado. El sonido es un 2.1 que fue comprado con dinero recaudado por el área de cultura.

¿Cuál ha sido el recibimiento por parte de la comunidad de barrio Alberdi, los directamente beneficiados con este emprendimiento? 

Ese es el punto más débil, no logramos atraer demasiado a los vecinos. Hay una concurrencia muy dispar. Casi nula. Seguro falta otro tipo de difusión que no sea la mediática ni la de la web.  Más del modo tradicional del afiche y el folleto. Que algunos meses lo hicimos y luego ya no. Viene gente de todos lados, incluso simpatizantes de “galleres”, pero del barrio, poco.

¿Tenés confirmada una grilla para lo que resta del año? 

Confirmadas sólo las cordobesas: en septiembre La sensibilidad, de Germán Scelso, que capaz sea un programa doble con otra película de él (puede ser El modelo). Y en octubre, El invierno de los raros, de Rodrigo Guerrero. Lo demás está por definirse. Hay nombres de autores que quiero que estén, como Hitchcock, Truffaut, Lucrecia Martel, Buñuel, Lisandro Alonso, Pablo Trapero, Adolfo Aristarain, Jim Jarmusch y Wes Anderson. También la película Alamar, de Pedro González-Rubio. Pero no sé bien el lugar en la grilla. Te recuerdo que todos los martes hay cine a excepción que juegue Belgrano. Por un lado, porque el club no abre si es en el Estadio Kempes y, si juega en Alberdi, menos que menos. Y, por otro, porque yo soy fanático y ese día elijo a Belgrano por sobre el cine. 

El Club Belgrano dio, en marzo de 2012, un paso fundamental con la creación de la Biblioteca 26 de Junio, siendo el primer club de Córdoba en inaugurar un espacio de biblioteca popular bajos sus tribunas. Otro de los aportes fue la inauguración, en julio del mismo año, de la Fotogalería, siendo pionero - dentro de los clubes deportivos - en cobijar un ámbito destinado a exposiciones artísticas. Junto a acciones permanentes en materia de formación y estímulo, y ahora con el Cineclub La Piratería, el Club Belgrano se erige como vital promotor del desarrollo cultural de todos los cordobeses.  


Jackie Bini
para Revista Desterradxs Nº 26 
Córdoba-Argentina

No hay comentarios.:

Publicar un comentario